mujeres!!!



Cierto es, no hace falta hacerse un auto examen cada año, es infructuoso porque uno sigue metiendo la pata en las mismas cosas porque es necio, rudo o demasiado romántico.


Pero hay gente que no mismo aprende, por ejemplo: las mujeres!.

Si, yo también soy mujer pero no por ello voy a dejar de identificar, razonar y criticar los horrores que cometemos como miembros del género a veces.

Hay par manes (de manes mujeres, no de manes hombres), de las que he disfrutado mucho últimamente, son ejemplo fiel de algunos de los instintos más bajos y patéticos del gremio; de ellas les cuento a continuación.

Ella 1:

Es de las típicas mujercitas que se creen preciosas, que no es fea, porque no hay mujer fea si no con mal gusto, mal arreglada o chira.

De esas que si efectivamente han estudiado y terminado su carrera, pero no por ello son inteligentes o profesionales.

De esas que se enamoran perdidamente cada semana aun cuando lloran borrachas por su ex.

De esas que presentan al mundo una vida divertidísima a veces y horripilante también, por cualquier medio (generalmente twitter o facebook).

De esas que no se reservan nada, son bipolares apasionadas y extremas: gritan de amor y alegría en un status o tweet y en los dos siguientes se destrozan el alma con los más emos pensamientos.

De esas que se sienten las personas con la más férrea voluntad un minuto y al siguiente secretamente mendigan amor porque no pueden vivir sin él… aunque verdaderamente no lo conozcan.

De esas que dan pena… pero nada más.


Ella 2:

Esta es de esas que son un torrentoso cúmulo de emociones mal encaminadas, ideologías mal asumidas y por ende mal aplicadas, de conceptos ortodoxos disfrazados de liberales, porque a la final deben responder a su origen.

De esas que llaman perras a otras, por la envidia como dice el Gabo.. o por la impotencia como creo yo.

De esas que solitas se venden una idea que no se creen pero que sin embargo viven, alentadas eso si, por un minúsculo grupo de amigos/familiares/novio que no han sido capaces de soltarse de esa telaraña sutil que han tejido a su alrededor y que a veces, seguramente asumen felices.

Porque en el fondo puede no ser mala, pero hace tan mal las cosas que asquea y se auto desfigura. Tanto que se desconoce cada cierto tiempo; pero que a pesar de ello no se decide a cambiar de una vez por todas, porque a la final ya tiene los medios para cumplir con los convencionalismos de su natal, que seguro ataca pero que todos sabemos que en secreto es lo único que ansía.

Es de esas que se pican y creen que ganan, porque como dije ya, se les da bien auto convencerse de cosas, como a todos, supongo; pero que no ganan porque en el fondo tampoco son felices… y todo lo luchado, todo lo dejado y entre comillas ganado no ha servido de nada, no ha valido la pena; tan solo estiran todo lo posible lo poco o mucho que tienen, pero sin sentirse llenas, plenas.

A veces, también me da pena… más que eso lástima; más que como mujer, como ser humano; porque la veo perdida, como hay tantos… y por eso estamos como estamos.

Y hay otra, que me atemoriza.

Yo:

Que soy de esas que cuando deben sufrir sufren intensamente, que lloran hasta perder el glamour y se acaban los rollos de papel sanitario de las casas de sus amigos.

Soy de esas que se creen lo máaaas bacán que puede haber, aunque secreta o públicamente se considere de lo peorcito en ocasiones.

Que hermosa no soy, pero tengo mis cuatro rayitas de gracia y se explotarlas.

De esas mujeres en las que se puede confiar plenamente si eres honesto, porque tiene un extraño poder para identificarlo y es capaz de ser enteramente recíproca.

Pero cuando la cosa no es tan así, es capaz de ser la peor arpía en el terreno circundante, cruel, tosca, directa e inmisericorde, todo lo que nadie quiere de nadie.

Soy de esas mujeres picadas, que jode y jode hasta sacarse una espina; aunque a veces también me porto mediocre y “ai quedan” muchas cosas, porque a la final mas valgo yo que cualquier esfuerzo por hacer huevadas.

Aunque debo confesar que si se trata de joder a alguien, inquietar, perturbar, molestar, incomodar o estorbar a alguien soy de las mejores, porque me entrego totalmente; pues me divierte mucho.

Eso de que destruyo autoestimas desde 1985 es medio cierto; porque no se, nací con esa capacidad y la utilizo cuando hay caritas que se prestan; además como no utilizar mi amplio vocabulario para desconcertar a la demás gente.

Ah, aparte soy modesta ja ja.. en realidad a veces soy muy odiosa y se que no soy bien vista por mucha gente, pero me vale. No vivo de nadie. Me gusta que me lean, que me “conozcan”, que me interpreten, que me admiren, que me odien, caer bien, caer mal y serle indiferente a la gente.

Porque en lo que va de mi vida he aprendido muy bien a cuidar a quien quiero cerca de mi y que sobretodo me quiere cerca, porque he sido feliz y he sido desdichada en un sinnúmero de ocasiones; tanto que me es relativamente fácil ahora identificar a los buenos y a los malos elementos; de modo que uno mantenga buenas relaciones con todos.

Soy autocrítica, si, es obvio. Ególatra también, pues me dediqué más espacio.

Soy buena gente, aunque a veces me esfuerce mucho por ocultarlo y sea más fácil que la percepción de mi sea la negativa.

Tengo complejos como todos, pero no los pregono. Porque a la armadura debe romperla un caballero, (bueno creo que ya se ha roto un poco), pero ese es otro tema.

Estoy plenamente conciente de mis capacidades y mis limitaciones, de mis riquezas y mis pobrezas, espirituales que son las importantes. Amo y odio intensamente; lo primero más que lo segundo y lo segundo casi nunca.

Hay mujeres que me dan pena,

otras que me dan lástima.

Yo me doy risa.


PD: Este post va con especial dedicatoria a un estúpido que me ha de leer tarde o temprano; porque así como yo, me extraña. Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario